Infórmate sobre las principales formas de acoso a través de dispositivos móviles

El espectacular desarrollo de internet y los dispositivos móviles nos está permitiendo disponer de unas posibilidades de comunicación e información totalmente desconocidas e impensables hasta hace tan solo unos años.

Sin embargo, este incremento exponencial de nuestra conexión con otros usuarios también está desembocando, desgraciadamente, en la aparición de nuevas formas de acoso, que utilizan los medios digitales de manera totalmente reprobable y delictiva.

En base a esta nueva realidad, desde MiAsesor queremos ofrecerte toda la información que esté en nuestra mano para que puedas prevenir este tipo de conductas, mostrándote a continuación cuáles son las principales formas de ciberacoso existentes en la actualidad.

Toma precauciones frente al ciberacoso con MiAsesor

En MiAsesor queremos ayudarte a garantizar tu seguridad frente al ciberacoso, por ello, algo que consideramos fundamental es, en primer lugar, que evites transmitir información confidencial o privada sobre ti, así como sobre tu ubicación, movimientos y rutinas.

Para que tomes conciencia de los riesgos a los que puedes llegar a enfrentarte, aquí tienes una selección de las formas de ciberacoso más frecuentes en nuestro país:

Ciberbullying; se produce cuando se reciben, de forma más o menos frecuente, insultos y amenazas a través de la red, en la mayoría de los casos procedentes de compañeros de clase o personas con las que se ha tenido una relación sentimental o de amistad que ha finalizado bruscamente.

En casos extremos puede derivar en la aparición de humillaciones y chantajes, motivados por la disponibilidad de información personal que puede dañar la imagen de la persona implicada.

Sexting; está relacionado con el envío voluntario o involuntario de imágenes y vídeos de contenido sexual a través de internet y de las redes sociales, y que suele ser utilizado posteriormente, para la realización de prácticas de acoso a la persona que aparece en ellos, al amenazarle con su difusión.

El sexting supone un enorme riesgo de desestabilización emocional y social de la persona afectada, por lo que puede derivar en la realización de otros delitos de igual o mayor gravedad.

Grooming; por último, queremos destacar la peligrosidad de este caso específico de ciberacoso, en el que una persona adulta ofrece información falsa sobre su edad para contactar a través de la red con menores, entablar amistad y aprovecharse así de su inocencia.

Es una práctica muy relacionada con delitos de pederastia, ya que a través de la generación de una relación de falsa confianza se suele acabar chantajeando al menor para el envío de imágenes privadas y, bajo amenaza de difundirlas, tratar de abusar sexualmente de él.

Dejar un comentario