Recomendaciones básicas en caso de retraso en el pago de tu salario

miasesor gestionar retraso cobro de salario

Una de las cuestiones que más pueden afectar al adecuado desarrollo de nuestra estabilidad laboral reside, como no puede ser de otra forma, en la ocurrencia puntual o continuada de retrasos en el cobro de nuestro salario.

Si bien en numerosas ocasiones esta práctica suele solucionarse, afortunadamente, en un corto plazo de tiempo, desde MiAsesor consideramos necesario que conozcas cuáles son tus derechos para poder reclamarlos si lo consideras necesario.

Ejerce tus derechos en materia laboral con la ayuda de MiAsesor

En caso de que se produzca un retraso en el cobro del salario acordado con la empresa para la que realizas tus actividades profesionales, desde MiAsesor queremos que tengas conocimiento de cuáles son los pasos a seguir para reclamar la satisfacción de esta compensación económica por tu trabajo:

Notificar a tu empresa el retraso en el pago y formalizar una reclamación de la cantidad económica adeudada; esta actuación se podrá llevar a cabo mediante notificación oficial, desde el mismo momento en el que finalice el plazo legal acordado en contrato para el cobro de tu salario, sin que sea necesario esperar a que transcurra otra mensualidad, como en ocasiones se suele pensar.

De hecho, dispondrás de un plazo de un año para presentar esta notificación y solicitar que se solucione esta anomalía.

En este sentido, también se podrá realizar esta reclamación de la deuda si se recibe un ingreso parcial del salario o no se incluyen aquellos incentivos o mejoras salariales establecidas previamente.

Además, aunque no se suele ejercer este derecho, debes saber que puedes solicitar una cantidad adicional equivalente al 10% de la cantidad adeudada en concepto de intereses de mora.

Requerir la finalización o extinción de tu relación laboral con la empresa deudora; sobre todo en aquellos casos en los que esta situación se repita de forma alarmantemente habitual, podrás solicitar la resolución legal de tu contrato alegando como causa esta situación repetitiva.

De esta forma, no se considerará baja voluntaria del trabajador, sino que se actuará en las mismas condiciones que si se tratase de un despido improcedente, es decir, estableciendo la máxima indemnización por año trabajado y disfrutando del derecho a solicitar tu correspondiente prestación por desempleo, que deberá ser decretada por un juzgado con competencias en materia laboral.

Para ello, será necesaria la presentación previa de una papeleta u hoja de conciliación en la que se solicite la extinción oficial de tu contrato, y en la que además de esta petición, será necesario establecer la cantidad económica adeudada y objeto de desacuerdo entre las partes.

Dejar un comentario