¿Es legal subarrendar la vivienda en la que resides de alquiler?

miasesor subarrendar vivienda

Cuando acordamos la firma de un contrato de alquiler para adquirir el derecho de residir en una vivienda propiedad de nuestro arrendador, es normal que nos surjan ciertas dudas sobre los derechos y limitaciones asociadas legalmente a este tipo de contrato.

Una de las que presentan una mayor confusión estriba en la posibilidad de subarrendar dicha vivienda, es decir, de aprovechar el derecho de uso de la vivienda de alquiler para ceder total o parcialmente este derecho a una tercera persona con o sin el consentimiento de su propietario.

Por eso, desde MiAsesor vamos a tratar de aclarar este asunto, profundizando en todos aquellos aspectos relacionados con tus posibilidades de subarrendamiento como arrendatario de un inmueble.

Conoce tus derechos y obligaciones con MiAsesor

Si te estás planteando llevar a cabo un subarrendamiento parcial o total de la vivienda en la que resides en régimen de alquiler, y desconoces lo que refleja la legislación vigente en este sentido, desde MiAsesor te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes aspectos.

Es preciso aclarar en primer lugar que, en términos generales y salvo que se especifique expresamente en las cláusulas del contrato de arrendamiento del inmueble, el subarrendamiento no se considera una práctica legal en nuestro país.

Solamente se contempla legalmente la posibilidad de arrendamiento parcial de una vivienda, como medida para sustituir a uno de los inquilinos que residen en un piso compartido, y siempre contando con la aprobación expresa del propietario del inmueble, que deberá quedar reflejado además por escrito.

Además, en estos casos, el importe acordado en caso de subarrendamiento parcial no podrá superar, en ningún caso, la renta acordada con el arrendatario en el contrato de alquiler original.

Para finalizar, desde MiAsesor consideramos necesario aclarar que esta normativa no es aplicable a aquellos inmuebles en los que el derecho de alojamiento viene asociado a la prestación de servicios complementarios, como es el caso del alquiler de espacios como centro de trabajo o los apartamentos turísticos, ya que estos no se rigen por la Ley de Arrendamiento Urbano.

Dejar un comentario